La distancia focal del ojo humano: ¿Qué es y cómo afecta a nuestra visión?

El ojo humano se puede comparar con la distancia focal en fotografía

Las relaciones que existen entre la fotografía y la visión del ojo humano son muchísimas debido a que ambos trabajan con luz. A veces incluso, podríamos llegar a preguntarnos qué clase de objetivo fotográfico sería nuestro ojo. Bien, pues en este artículo hablaré sobre la distancia focal del ojo humano y cómo afecta a nuestra visión.

¿Qué es la distancia focal y qué significa para nuestra visión?

En el artículo anterior expliqué detalladamente todo lo que necesitas saber sobre la distancia focal. Igualmente, y a modo de resumen, la distancia focal es la distancia que existe desde el centro óptico del objetivo hasta el plano focal, aunque esta afirmación sólo es válida en fotografía. De la misma forma que un objetivo, el ojo humano también tiene un centro óptico donde convergen los rayos de luz, pero el plano focal propiamente dicho no existe, pues la luz que vemos se procesa en el cerebro en vez de en un sensor.

De una forma parecida a como funcionan los objetivos de fotografía, la distancia focal del ojo humano determina lo bien que podemos ver los objetos que están cerca y lejos de nosotros. Cuando la distancia focal es demasiado corta, no podemos ver con claridad los objetos que están lejos de nosotros y se conoce como miopía. Cuando la distancia focal es demasiado larga, no podemos ver con claridad los objetos que están cerca de nosotros y se conoce como hipermetropía.

La distancia focal del ojo humano puede verse afectada por varios factores, como la edad y la salud, aunque puede modificarse utilizando gafas o lentes de contacto con una distancia focal diferente.

 

¿Cuál es el zoom del ojo humano?

En contra de la creencia popular, el zoom del ojo humano no es infinito. La distancia focal puede modificarse mediante el uso de gafas o lentes de contacto con una distancia focal diferente, pero éste es el único grado en que podemos modificarlo, por lo que llamarlo «zoom», técnica y fotográficamente hablando sería todo un error. En esta clasificación entran sólo los de distancia focal variable.

Cada ojo humano es diferente y no existe un estándar de clasificación, pero se estima que la distancia focal del ojo humano oscila entre los 9mm y los 13mm en todo el campo visual.

Si has leído el artículo anterior o entiendes lo que es la distancia focal, estarás pensando que estoy loco al comparar el ojo humano con un objetivo ultra gran angular, pero aquí es donde entra en juego otro factor importante del ojo humano: El campo visual.

Primer plano del ojo de un ser humano

Campo visual del ojo humano

El ojo humano tiene un ángulo total de unos 110º para su campo de visión horizontal y de unos 45º para su campo vertical (aunque esto varía según donde se mida).

Los estudios dicen que la distancia focal del ojo humano debe encontrarse entre los 9mm y los 13mm, situándolo en un objetivo ultra gran angular. Lo cierto es que ese ángulo abarca todo el espectro de visión, incluyendo la visión periférica. Teniendo en cuenta este dato, cuando preguntamos acerca de la distancia focal del ojo humano no lo hacemos teniendo en cuenta esa visión, sino la visión central, así que estaríamos hablando de una distancia focal efectiva de unos 55mm aproximadamente.

Esquema del ángulo de visión | Abelardo Lopez-Palacios, Wikimedia Commons, Licencia CC-BY-SA 4.0

¿Qué es la visión periférica?

La visión periférica es la visión lateral indirecta. Dicho de otra forma, es lo que percibimos visualmente alrededor de nuestro espacio que está fuera del centro de la mirada, por lo que nos ayuda a ver cosas que no están en el centro de nuestro campo de visión tanto en el eje horizontal, como en el eje vertical.

Dichos objetos los percibiremos desenfocados al estar fuera de la visión central (punto de enfoque).

Este tipo de visión es importante para la seguridad, porque nos permite ver lo que ocurre a nuestro alrededor incluso cuando no estamos mirando directamente.

 

¿Qué es la visión central?

La visión central es la que utilizamos cuando miramos directamente a un objeto. Corresponde a lo que vemos en el centro de nuestro campo de visión y es responsable de nuestra visión más detallada.

Los objetos de la visión central se ven enfocados porque están dentro de la distancia focal efectiva del ojo humano.

 

¿Cómo se puede cambiar la distancia focal y por qué hacerlo?

La distancia focal del ojo humano puede modificarse utilizando gafas o lentes de contacto con una distancia focal diferente y se hace para corregir problemas de visión como la miopía y la hipermetropía, entre otros.

Hay varios factores que pueden afectar a la distancia focal del ojo humano, como la edad y la salud, que podrían provocar dolores de cabeza al percibir los objetos constantemente desenfocados, forzando la vista más allá de sus posibilidades.

Por el momento, olvídate de disponer en tus ojos de una «super visión» gracias a lentillas ultratecnológicas, pues dichas correcciones son relativamente sutiles y su misión es que podamos percibir el mundo correctamente y realizar las actividades cotidianas con total normalidad.

Pero, si bien es verdad que todos los ojos de los diferentes seres humanos funcionan de forma parecida, no todos los ojos de los seres vivos funcionan igual. Aquí influyen muchas cosas, como su posición con respecto al cerebro (plano focal, donde se perciben las imagenes) o la distancia que los separa.

 

El ojo humano vs el ojo de algunos animales

Hemos visto que la distancia focal del ojo humano es de unos 55 mm aproximadamente, pero ¿qué pasa con otros animales?

Los peces, por ejemplo, tienen una distancia focal de unos 8mm, lo que les proporciona un campo de visión cercano a los 360º (180º por ojo). Esto les permite tener una visión panorámica de todo su entorno y ser conscientes de los depredadores que se acercan desde cualquier dirección.

¿Te suenan los objetivos ojo de pez? Ahora ya sabes por qué se llaman así.

Primer plano del ojo de un pez

 

Por el contrario, las águilas tendrían una distancia focal de unos 10 mm, lo que les proporciona un campo de visión algo más estrecho que el de los peces, pero lo suficientemente amplio.

Su globo ocular es tan grande y apretado que apenas pueden moverlos dentro de las cuencas. Tal vez sea por eso disponen de tanto ángulo de visión.

Por si esto fuera poco, y debido a que su construcción es diferente, son capaces de ver de cuatro a ocho veces mejor que los seres humanos, dotándolas de «super visión».

Con semejante distancia focal no deberían ser capaces de ver tan lejos como si tuvieran teleobjetivos, ¿verdad? Lo cierto es que tienen más conos (receptores de luz) que nosotros y una fóvea mucho más profunda que la nuestra, que las dota de una visión extraordinaria para detectar a sus presas a larga distancia.

Primer plano del ojo de un águila

 

Conclusión

Ahora ya sabes que el ojo humano es comparable a un objetivo de 50mm. Más allá de un par de datos curiosos, hay muchas relaciones entre la fotografía y la visión del ser humano. ¿Será porque nosotros mismos, con nuestros ojos, hemos creado la fotografía? ¿Cómo sería la fotografía si tuviéramos una visión diferente?

Una vez más, espero haber enriquecido tus conocimientos. ¡No olvides compartir este artículo con tus amigos y seguidores en las redes sociales!

¡Compartir es gratis y ayudas a mucha gente!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Esteban Garí
Esteban Garí

Me defino como un fotógrafo detallista, natural y exigente, siempre curioso e inquieto y probando muchas cosas nuevas que, a veces funcionan y otras no tanto.

Más sobre mi

Últimos Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡No te pierdas nada!

Recibirás un email semanal con los artículos publicados.

Esteban Garí | Heartmade Photography
T. (+34) 638 578 741 M. info@estebangari.com