¿Qué es el formato RAW en fotografía?

ajustes-camara-fotos

El formato RAW ya es conocido por muchos hoy en día, sin embargo, algunas personas aún desconocen qué es exactamente y qué ventajas tiene sobre otros formatos. En este artículo, te explicaré qué es la fotografía RAW, cuáles son sus ventajas, desventajas y un poco más sobre el tema.

Espero que después de leer este artículo, comprendas mejor qué es el formato RAW y si es o no adecuado para ti.

¿Qué es el formato RAW en fotografía?

La fotografía en formato RAW es una fotografía digital en la que no se ha realizado ningún tipo de conversión o procesamiento de los datos de la imagen capturados por el sensor de la cámara. En otras palabras, los datos que salen de la cámara son exactamente los que vio el sensor cuando hiciste la foto. Esto incluye cosas como la información sobre la exposición, el color y el balance de blancos, que se almacenan en los metadatos del archivo.

Para acabar de explicarlo mejor, es el equivalente digital al negativo analógico.

 

Ventajas y desventajas de usar RAW

A pesar de las maravillas de este formato, no es para todo el mundo. Usarlo implica ciertas ventajas y desventajas que tienes que conocer.

Ventajas

La principal ventaja de disparar en formato RAW con respecto al formato JPG, es que conserva todos los datos de imagen que capta el sensor de la cámara. Esto significa que tienes mucha más libertad para ajustar cualquier parámetro posible, como por ejemplo la exposición, el color y el balance de blancos en el post-procesamiento sin perder nada de calidad de imagen.

Además, estos archivos son mucho más grandes que los JPEG, por lo que obtienes más detalles y flexibilidad al editarlos en cualquier software independientemente del sistema operativo que utilices.

Por último, hay que señalar que los archivos en formato RAW no se ven afectados por los ajustes de la cámara, como la nitidez, el contraste o la saturación, por lo que puedes cambiar estos parámetros en edición sin ningún problema.

Desventajas

La principal desventaja del formato RAW es que requiere mucho más espacio de almacenamiento que los JPEG.

Una tarjeta de memoria de 16 GB puede contener unos 500 archivos RAW, mientras que la misma capacidad puede contener hasta 3.000 JPEG. Esto significa que si vas a hacer un viaje largo, tendrás que llevar más tarjetas de memoria o ser selectivo con las fotos que hagas.

Otro inconveniente es que estos archivos requieren más potencia de procesamiento, tanto de tu ordenador como de ti mismo. Como se conservan todos los datos de la imagen, tendrás que gastar más tiempo editando tus fotos para conseguir el aspecto que deseas. Esto puede ser un poco desalentador para los principiantes.

A cambio de estas desventajas ganarás la total capacidad de manipular tus fotos con el máximo rendimiento que te permite tu cámara.

 

¿Cuándo se utiliza el formato RAW?

El formato RAW se utiliza cuando quieres controlar la mayor parte posible del posprocesamiento, algo imprescindible si quieres vivir de las fotos que haces.

El formato que elijas para capturar tus fotos depende realmente de con qué te sientas cómodo y cuáles sean tus necesidades. Si no estás seguro de qué elegir, significa que todavía no entiendes la fotografía RAW en todo su esplendor, así que te recomiendo escoger el JPEG por razones de simplicidad.

Eso sí, sal de tu zona de confort y pruébalo de vez en cuando para ir cogiéndole el truco y ver el mejor rendimiento posible en todo su esplendor, ¡te aseguro que te sorprenderá!

No lo recomiendo para nada si sólo quieres capturar algunos recuerdos en tus viajes o si no quieres complicarte la vida editando fotos para uso personal.

A modo de anécdota, una lectora me consultó para solucionar un problema que tenía a la hora de hacer fotos de sus perros, blancos y negros, por la gran diferencia de exposición que había entre ambos y no sabía como exponer correctamente.

¿Mi respuesta? Seguro que te la imaginas:

Dispara en formato RAW.

¡No hay más misterio!

¿Cómo se llaman los archivos RAW en las distintas marcas de cámaras?

¿Como? ¿Acaso no se llaman RAW?

Para empezar, una clase de informática básica: Formato y extensión de archivo son dos cosas totalmente diferentes.

El formato de un archivo es su clase, o el tipo, mientras que la extensión es su aspecto, o el sufijo. Veámoslo mejor con un ejemplo:

Un archivo comprimido es un formato de archivo. Da igual de qué tipo sea, el formato siempre es el mismo, porque un archivo comprimido no es un documento de texto, o una película, ¿verdad? es un archivo comprimido.

Bien, pues la extensión de ese archivo comprimido puede ser .RAR, .ZIP, .7Z, etc…

De la misma forma, un documento de texto es un formato de archivo, y .txt, .doc, etc es su extensión.

Aclarado este concepto básico, cada marca tiene una extensión diferente del mismo formato de archivo. Aquí los principales:

  • Canon los llama .CR2
  • Nikon los llama .NEF
  • Olympus los llama .ORF
  • Sony los llama .ARW
  • Pentax los llama .PEF

¡Pero todos son archivos en formato RAW!

Cómo procesar los archivos RAW en Lightroom o Photoshop

Una vez que hayas capturado tus fotos en formato RAW, tienes que procesarlas en un programa como Adobe Photoshop o Lightroom. Aquí es donde ajustarás todo lo que necesites.

En Lightroom, el proceso es bastante sencillo. Sólo tienes que seleccionar todos los archivos que quieras editar, y luego ir al módulo de Revelado. A continuación, puedes hacer los ajustes que quieras en la imagen utilizando los distintos controles que se ofrecen y, finalmente, exportarlas.

Si utilizas Photoshop, las cosas son un poco más complicadas:

Primero tienes que abrir cada archivo RAW como un documento separado a través del plugin Camera RAW y luego hacer los ajustes individualmente. Si bien es verdad que las puedes procesar en lote, el proceso es complicado si no sabes lo que estás tocando.

Al contrario que en Lightroom, esto puede llevar mucho tiempo si tienes muchas fotos que editar.

Sin embargo, una vez que entiendas cómo procesar los RAW tendrás mucho más control sobre tus fotos y su aspecto final.

Para más información sobre esto, más adelante escribiré un artículo para poder ayudarte mejor ;).

 

Ejemplos de fotos editadas en RAW

Tal y como te he dicho más arriba, si usas este modo de disparo, la foto que verás en la pantalla de tu cámara no es el archivo RAW, sino una conversión en JPEG.

Aquí puedes ver cómo se comportan algunas fotos editadas a partir de archivos RAW:

fotografo bodas mallorca
fotografo bodas mallorca

fotografo bodas mallorca

Como puedes ver, la diferencia de calidad y tolerancia es bastante notable. Si hubiera disparado sólo en JPG, recuperar las luces o las sombras de estos ejemplos habría sido imposible, sin contar muchas otras cosas.

Algunas consideraciones a tener en cuenta

  • A simple vista, y como has podido comprobar, mirando el RAW sin procesar tendrá una apariencia bastante mala y pobre que te hará pensar que estoy loco al hablar maravillas sobre este formato de archivo. Ahora ya sabes que es porque es el bruto del sensor, y debes retocarlo para obtener su máximo rendimiento. Ahora que lo pienso, ¡en realidad es como un diamante en bruto!
  • Cuando uses este modo de disparo, la foto que verás en la pantalla digital de tu cámara no es el archivo RAW, sino una conversión en JPEG con su correspondiente procesamiento automático del color. No confíes ciegamente en lo que veas en la pantalla de la cámara.
  • Lo he dicho muchas veces en el artículo, pero RAW es un formato de archivo, no un formato de imagen. Esto significa que no podrás abrirlo por los medios convencionales y necesitarás un software específico para ello, como el plugin de Adobe Photoshop, Lightroom o Capture One.
  • Todos y cada uno de los parámetros que has usado en la toma en cuestión quedarán registrados en los metadatos del archivo, lo que significa que en un momento dado puedes volver a consultarlos o incluso filtrarlos para encontrar tus fotos más rápido.
  • Si tienes una cámara con doble ranura, puedes disparar simultáneamente en ambas tarjetas de memoria, una en RAW y la otra en JPG. ¡Nunca se sabe!
  • Hoy en día los teléfonos móviles de gama alta permiten disparar en RAW. ¿Quieres un consejo? Olvídate. Canibalizarán tu almacenamiento y encima tendrás que retocar las fotos para que luzcan bien. Para eso ya tienes la cámara de fotos grande, ¿no?. No es que no debas usarlo nunca, pero sólo en casos puntuales y cuando sea necesario siempre que sepas lo que estás haciendo.

 

Consejos para disparar en modo RAW

Si quieres empezar a disparar en formato RAW y tener mayor control sobre tus fotos, aquí tienes algunos consejos:

  • Asegúrate de que tu cámara tiene un ajuste RAW y de que sabes cómo utilizarlo.
  • Usa una tarjeta de memoria grande si vas a hacer muchos disparos. A partir de 8GB empezarás a tener espacio más que suficiente para aguantar un día entero, en función del estilo de fotografía que realices.
  • Dispara en modo RAW cuando quieras tener más control sobre el post-procesamiento de tus fotos.
  • Aprende a procesar los archivos RAW en programas como Photoshop o Lightroom. Esto te llevará algo de tiempo, pero merece la pena si quieres mejorar tus habilidades fotográficas.
  • Experimenta con el modo RAW y la forma de procesarlo de vez en cuando para sentirte cómodo utilizándolo y ver los resultados por ti mismo.

 

Conclusión

Como puedes ver, las fotos en RAW tienen muchas ventajas, pero no son para todo el mundo. Si te estás iniciando en la fotografía o no quieres complicarte la vida, te recomiendo que te quedes con el formato JPEG.

Sin embargo, si quieres tener más control sobre el balance de blancos y toda la información que afecta al resultado final, el modo de disparo en RAW es el camino a seguir, y no hay otro. Puede que te lleve algún tiempo aprender a utilizarlo correctamente, pero al final merece la pena.

Espero que este artículo te haya ayudado a entender mejor qué es la fotografía RAW y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

Si quieres más información sobre este tema, deja un comentario abajo y estaré encantado de ayudarte.

¡Gracias por leer!

¡Compartir es gratis y ayudas a mucha gente!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Esteban Garí
Esteban Garí

Me defino como un fotógrafo detallista, natural y exigente, siempre curioso e inquieto y probando muchas cosas nuevas que, a veces funcionan y otras no tanto.

Más sobre mi

Últimos Artículos

5 comentarios en “¿Qué es el formato RAW en fotografía?

  1. De acuerdo, hago la foto en RAW, pero ahora que hago si no tengo esos programas?

    1. ¡Hola Rafael! Siempre digo que en fotografía todo es relativo, así que la única opción que tienes es descargártelos para poder procesar esos archivos y disfrutar del RAW en todo su esplendor y puedes hacerlo desde las webs oficiales.

      Si no quieres complicarte mucho, a cambio de tener menor control sobre la imagen, simplemente dispara en JPG. En este caso no hay otra solución que esta.

      Como método alternativo puedes probar a descargarte alguna app para tu smartphone y editarlas desde ahí, aunque el proceso es mucho más tedioso que los que menciono en el artículo.

      ¡Espero haber podido ayudarte!

  2. Lo que quiero saber es como puedo pasar los archivos RAW a JPG de una forma sencilla y sin muchas complicaciones. Gracias.

    1. Pues mira, la forma más sencilla tanto si es una foto como si son mil, es desde Lightroom:

      – Importas los archivos desde el módulo Biblioteca.
      – Los retocas (o no).
      – Seleccionas lo que quieras exportar y lo haces desde archivo -> exportar.
      – Configuras el menú contextual con los parámetros de exportación que quieras.

      ¡Y ya está!

      Sé que ha sido breve pero espero haber podido ayudarte :). ¡Más adelante escribiré un artículo más extenso!

  3. Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡No te pierdas nada!

Recibirás un email semanal con los artículos publicados.

Esteban Garí | Heartmade Photography
T. (+34) 638 578 741 M. info@estebangari.com